martes

Soy diferente ¿Y qué?



En algún instante de los procesos de crecimiento del ser humano, ágilmente nos enseñan a estereotipar, a etiquetar todo tipo de situaciones, sensaciones y personas a nuestro alrededor, nos determinan una guía hacia una tendencia y si finalmente la cambiamos pues será asunto de nosotros. Sin embargo durante todo ese proceso de transformación nos toma tiempo poder descifrar de una vez lo que somos... a otros les toma una vida entera.

En el caso de aquellos que se atreven a ser diferentes la situación es distinta, resultan ser observados por insólitos, por diferentes, por marcar un tono disonante en un sinfin de etiquetas monótonas e igualitarias... aquellos que en su sola esencia tienen la bendición de ser una muestra distinta del frasco... de esa gama idéntica, repetitiva de personalidades, expresiones, formas de comunicación y de ser.

Ser diferente es un atentado a un colectivo que responde con una reacción de rechazo o al menos de choque... ser diferente es una inmensa y sublime misión de demostrarle al mundo que no todo es lo mismo... que se vive, que se siente, que se es; ser diferente es dirigir el propio timón de tu vida sin necesidad de caer en el mismo triángulo de las Bermudas que muchas personas han caído. Hay personas que unen ese tono de ser diferentes con una sublime actitud de silencio e introspección y es cuando más amplio y celestial es el mundo interno que hay en ellos. Si tan sólo las etiquetas y los juicios se derritieran de este mundo... Ser diferente sería una completa y absoluta bendición. Lo único igual sería en que todos fuésemos diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos, siempre y cuando sean respaldados con el respeto <3