sábado

Los Hombres de Mi Vida




Para una niña, menor de 3 hermanos y siendo la única niña de prácticamente de todo un entorno familiar, es un poco más sencillo empezar a dibujar sus perspectivas de los hombres. Siempre he partido del punto de que no todos los hombres son iguales y no es cuestión de relacionar el género con la maldad, es cuestión de observar la naturaleza de la persona y estar pendiente de con quién estás.

Crecí entre modelos de cordialidad y de caballerosidad, en la expresión del amor a través de un mínimo detalle y una sonrisa cálida en los labios de un hombre. Crecí entre escenarios de , inteligencia, fuerte caracter y voces graves como la de Don Francisco Taborda, mi abuelo, un hombre que sólo pudo pintar mi memoria desde los 5 hasta los 7 años, pero definitivamente un edén de elegancia y de lo bohemio concentrado en unos infinitos ojos grises. El adiós a veces aparece muy rápido.

Con una infancia, adolescencia y ahora una adultez recién despierta, crecí con una voz melodiosa que nada entre mares de dulzura y fuerte carácter, una constancia, un compañerismo y un abrazo permanente mezclados en un alma noble llena de ayuda y apoyo a los demás, un chiste permanente que adorna mis días y un ser que se transforma en otro ser al pisar un escenario: mi papá.

Ahora descubriendo cosas en mí, me di cuenta de un guardián que siempre estuvo iluminándome la carretera antes de yo avanzar, un alma con un paso marcado con una actitud de nobleza y servicio permanente, un hombre único, raza difícil de conseguir: mi hermano.

Después de un breve recorrido puedo mencionar al menos uno más, pero existen momentos en que las manos me frenan seguir expresando esta idea... al menos lo que quiero decir. No me atrevo a decir por lo menos que aprendí de unos ojos infinitos escondidos en unos lentes gruesos, en una inteligencia única, en un amor por el arte,la excelencia, la ética y cordialidad permanentes, una persona única, en un abrazo que me ayudó a recordar que todo estaba bien, con quien siempre estaré contenta de haber colocado en el libro de mi historia y cuya amistad me alivió el viaje a un cambio radical.

Infinitas historias existen con hombres como personajes principales, unos para bien, otros para mal. Todo con una perfecta sincronía de aprendizajes y para poder entender de lo que el mundo está hecho, de lo que se puede elegir y lo que se puede desechar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos, siempre y cuando sean respaldados con el respeto <3