sábado

Momentos de Intensidad :) (eso creo)




Ya nada puede ser igual... todo posee el infinito destino del cambio, cada segundo abraza un milímetro de avance hacia una transformación permanente. Recuerdo que tenía 13 años y en ese momento había leído un tratado sobre la existencia de las cosas escrita por Thales de Mileto, un filósofo griego. Afirmaba que todas las cosas se regían por el dinamismo de su existencia, ya las olas del mar no serán las mismas, nacen, se presentan y mueren (se transforman en una corriente más grande o se desvanecen), que una persona no es una sola porque existe el nacimiento y la muerte de muchas personas dentro de él, ya no eres la persona que te levantas, sino que te conviertes en la que va al baño, ya no eres la que va al baño sino que te conviertes en la persona que toma café y así sucesivamente por poner un ejemplo de vida cotidiana.





De todo lo que leí no entendí por qué precisamente esa idea selló mi subconciente, la sola idea de una transformació me producía nerviosismo. Para mí cambio era sinónimo de caos, del rompimiento de mis esquemas y un insulto a mi fiebre incurable de controlar las piezas de mi vida... al final me di cuenta de que no sirve de mucho resistirse y que ante las circunstancias eres completa y absolutamente indefenso.





Así mismo me di cuenta que ese cambiar permanente de momentos, sucesos y de personas me ayudó a poder grabar en mi mente cada instante que compartí con los seres que adoro. Una cosa tan sencilla como un vaso de té helado se convertía automáticamente en lo más divino del mundo porque ese té helado estaba rodeado de seres inolvidables y encantadores. Que ese momento de silencio que se transformaba en sonidos de libros, teclados de computadoras, de risas y de suspiros eran únicos y se presentaban para convertirse en un hermoso recuerdo que aún refresca mi alma cuando quiero encerrarme a todo.





Porque esa eterna transformación de las cosas, del mundo, finalmente revela lo más divino y espectacular que existen alrededor de nosotros. Porque finalmente el cambio permanente puede adornar aún más los "te quiero" los "te extraño" y los "te veré pronto"... y poder sentir aún más la bendición del abrazo de un buen amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos, siempre y cuando sean respaldados con el respeto <3