domingo

Quiero un Supresor de Pensamientos



Al fin un rato libre, un momento donde puedes respirar y donde puedes sentir que al menos tienes un instante para ti, después de haberte convertido en una máquina automática que trabaja sin parar, emitiendo, produciendo y dando a luz centenares de ideas, energía y demás, decides convertirte en un divino ser que funciona en piloto automático, un receptor de té frío y de imágenes televisivas, un momento de descanso al fin...pero hay un problema... los señores pensamientos vienen a irrumpir en tu cabeza.


A veces me pasa que me encantaría que un científico loco creara una máquina para suprimir pensamientos, uno de esos artefactos que puedes sacar del clóset de tu casa y colocártelo en la cabeza cual casco de motorizado hasta que termine borrando todo pensamiento que te altere, todo problema que te agobie o toda aquella persona que ejerce un nivel de influencia en tu vida, que termina agarrando un pensamiento tuyo para sentarse allí. Una vez terminado la labor del supresor de pensamientos, puedes continuar con el momento de ocio que tanto te mereces.


No pensar o al menos no pensar en cosas tan tontas, en la cantidad de laberintos que el ser humano tan detalladamente teje en su cabeza haciéndolo vivir en una realidad completa y absolutamente falsa, los pensamientos de miedo, de tristeza, de soledad... Consumen tanta energía vital que finalmente no valen la pena. Esa máquina es lo que pediré para mi cumpleaños :) Un Supresor de Pensamientos para hacer de los años que me queden en esta vida algo diferente... ser alguien más... como yo misma por ejemplo.


2 comentarios:

  1. Hace años padecí 1 enfermedad con la cual tuve que lidiar más con astucia que con medicamentos.
    Fui más selecto en mis lecturas, con quienes compartía, me fijé que las personas a mi alrededor son para traerme risas, conocimiento, apoyo, empatía y viceversa. Dejé de acumular tristezas y eso que tengo un montón y siempre recuerdo esto: Puedo reír y luchar condignidad, hoy tengo un día más, así que lo malo, no me venció con la muerte y menos con lo que me quede de vida.

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias por tu comentario y por tu aporte. Como tú hay muchos guerreros que han podido vencer muchas adversidades. Lo lograste, ahora sólo te queda brindarle al mundo el regalo de tu sonrisa y de que vivas. Un abrazo y gracias por leer :)

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos, siempre y cuando sean respaldados con el respeto <3