lunes

Si tu hijo es un anarquista... NO CULPES A LA TV





Cuando alguien dijo "de pequeños detalles vienen grandes cosas" sin duda alguna jamás se equivocó. En horas de la tarde, una acción tan trivial como lo es mirar por una ventana, puso ante mis ojos una situación que vi por años y que jamás le presté atención: Dos niños jugando con pistolitas de agua.


¿Niños jugando? sí, una situación tan normal como lo es el ver a dos niños jugar a la guerra te hace pensar en las improntas que hay en la psiquis del ser humano. Desde pequeños somos consumidores de centenares de mensajes emitidos por las grandes industrias fílmicas y por los medios de comunicación, donde la guerra, la muerte y el triunfo del más fuerte sobre el más débil es el vivir diario.




Con esto no quiero pecar de anarquista y de contraproducente, y de acusar a las grandes industrias cinematográficas ni mucho menos; yo soy amante y consumidora de la industria del cine en todos sus géneros, así que sería un poco hipócrita decir que todas las situaciones de guerra y muerte son culpa de las películas.




Sin embargo, cuando vi a estos dos niños corretear jugando con sus pistolas de agua, viviendo el momento, sintiéndolo por completo, uno de ellos se cayó, el otro dejó su pistola en el piso y salió corriendo a abrazarlo y a curarle la herida... en esos momentos me dije: Qué dual es el ser humano.


De cómo de situaciones tan tontas apartentemente como ver a dos niños jugando, la guerra y el amor se presentan. Cómo el ser humano puede ser portador de un caudal extraordinario de emociones sublimes y a la vez de las más grandes catástrofes. Sin duda alguna somos un motor de emociones, un productor de circunstancias y de historia. Los únicos co creadores del destino de este planeta.


Por eso concluyo esta reflexión... las películas de violencia, las noticias, no son los que hacen la crianza de los más pequeños... son las acciones que perciben, las palabras que escuchan de seres a su alrededor... así como esos niños obtuvieron sus armas de juguete para luchar entre ellos, también démosle instrumentos para ser portadores de milagros para el mundo.


Ser agentes de cambio y brindarle al mundo la posibilidad de algo distinto, más allá de lo que se nos pueda ofrecer.


Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos, siempre y cuando sean respaldados con el respeto <3