sábado

50 Sombras de Grey. Continúa el Revuelo





Existen muchas cosas que han llamado mi atención en los últimos meses. Sin embargo, lo que más ha resaltado dentro de mi psiquis ha sido cómo las tendencias se apoderan de la psiquis colectiva de una sociedad completamente impredecible ¿O así nos obligan a verlo?

50 sombras de Grey, una trilogía escrita por E.L James, una simple escritora y ejecutiva de televisión de Inglaterra, se ha convertido en una bomba que explotó en el pasado 2011 y que todavía tiene secuelas dos años después de su lanzamiento. Con las aventuras eróticas de una inocente universitaria, la autora revela  una gran cantidad de aspectos que hacen colapso y produce  fuegos artificiales y estrellas en la mente de la mujer estándar que tiene entre 24 y 45 años.

¿Narrativa? ¿ Riqueza de vocabulario y discursos literarios? Pues escasean en estos textos, pero cuando se trata de revelar en libros de 400, 600 y casi 700 páginas, los deseos más reprimidos de cualquier mujer, tenemos un éxito más que garantizado. Inclusive prisioneros de Guantánamo quedaron enredados con esta historia (ni siquiera inusual) con elementos que eran un secreto a voces en el mundo, sexo, placer y romanticismo, siguen siendo temas que rigen el universo de cualquier mujer.

Inclusive hasta Sigmund Freud estaría considerando estudiar un poco lo que pasa en la mente de la mujer al leer estas historias. Hay que darle crédito a la autora, crear relatos eróticos donde el amplio repertorio sexual de un personaje que reúne todos los atributos del hombre perfecto (exitoso, millonario, brillante, "sexperto", romántico, misterioso, tímido, complicado, cerrado, dominante y sumiso al mismo tiempo)  y su tácticas sexuales es un trabajo que toma su tiempo...

Las ideas de un hombre con una infancia traumática que explica su deseo de control, de poder para evitar ser dañado, los trasfondos sutiles de "complejo de Edipo y Electra" respectivamente, que a la larga van perdiendo poder al plantear una relación de amor ideal, son elementos que mantienen a flote el éxito de estos libros. 

Sin embargo, hay que ser honestos, el contexto del sexo sadomasoquista, las irregularidades psicológicas y emocionales que implica tener una relación amo/sumiso, son una simple plataforma para relatar una historia romántica que revive en la mujer del siglo XXI, los deseos de que la literatura se vuelvan realidad y dicten su destino en estos momentos...

Así lo amen o lo odien, esta historia es un perfecto ejemplo de que el marketing, se está volviendo un instrumento indispensable para que la literatura se presente en la psiquis colectiva..